Bellefour IV reúne a los artistas Federico Ezequiel Vazquez y Gustavo Oldemar Cimadoro, quienes han colaborado en la creación, producción y realización de un mural pintado directamente sobre las paredes del salón. Luego de haberse conocido durante el año 2010 durante el transcurso de la residencia Once Libre, Federico Vazquez y Gustavo Cimadoro se encuentran en un proyecto juntos, en la misma pared. Disfrutando de la distancia que existe entre las ideas de los individuos trabajando en colaboración, Vazquez y Cimadoro se propusieron seguir el camino del “cualquier cosa”, abandonando la cohesión que da un argumento en favor de la celebrar la libertad de pintar lo que fuera sucediendo durante el proceso de realización. Lo efímero de la obra (ha sido pintada directamente sobre la pared con acrílico y marcador, y permanecerá a la vista solamente por una semana) acentúa la falta de estructura y el caos que definen esta pieza concebida in situ.

Basada en la idea de crear un “comic” en blanco y negro pintado directamente en la pared, Vazquez y Cimadoro han aceptado un híbrido donde convergen algunos elementos de la historeta, la narrativa visual, los slogans y la onomatopeya. Aunque no es una secuencia premeditada de imágenes, hay una continuum visual que fusiona personajes con caricaturas. Como en la mayoría de las historietas, hay una fuerte referencia a la cultura popular -el cuerpo de Popeye descabezado, un gato Félix, el ratón Mickey enfierrado y un pato Donald de tres ojos y dientes afilados - que conviven con personajes anónimos de gruesos bigotes, grandes orejas y vestidos con trajes, alegóricos de la clase política sin caer en el retrato, evitando la sátira y crítica obvia, para dejarnos ante la presencia de identidades transmutables que así pueden ser interpretadas según la subjetividad, la mirada y la opinión del espectador.

Tocando unos tangos ejecutado con guitarra criolla, Emiliano Cusnir explora la tensión entre dos fuerzas opuestas pero inseparables de la cultura Argentina: el campo y la ciudad, el tango de Buenos Aires y la Criolla de las Provincias. El desarrollo del tango,comprendida entre 1900-1930, coincidió con el surgimiento de la Argentina como una potencia económica mundial, antes de la década infame. Fue en esta época que una versión mas suave del tango se hizo socialmente aceptado, tanto puertas adentro como asi tambien afuera como producto de exportación cultural. Con las prácticas de agricultura industrial del campo, algunos argentinos se hicieron ricos y comenzaron a viajar a Europa y albergaron fiestas asistidas por la aristocracia europea. Fue en este ambiente donde el tango tuvo su primera aparicion en la escena cultural fuera de Argentina, convirtiendose en símbolo que acompano la figura de una argentina en crecimiento.

Encabezada por la talentosa Lucila Pfeiffer, Abacaxi es una compañía emergente dedicada al catering especializada en eventos artísticos y cenas domésticas privadas- desde vernissages hasta ferias de arte (como fue el caso del proyecto Okupa en el contexto de la última edición de ArteBA). Hija de una artista en actividad y un padre que trabaja en cinematografía, la niñez de Pfeiffer fue una de intensivos viajes por todo el mundo, sazonados con experiencias gastronómicas que dieron forma a un conocimiento e interés en el buen comer. Con raíces familiares en Argentina y Brasil, la cocina de Pfeiffer reúne elementos de la cocina internacional y un distintivo exotismo sudamericano. Un menú especialmente concebido para Bellefour IV, protagonizado por orange-infused chicken with a touch of chocolate (ingrediente de importancia indudavble en la cultura mesoamericana), empanadas rellenas con la distintiva mezcla europea de brie cheese and caramelised pears, white fish canapés with lime panacotta and passionfruit and bourbon muffins. Con una dedicación puesta de manifiesto en la importancia de los sabores y la presentación, Abacaxi es una compañía que está forjando un camino el cual su signo distintivo es el del arte de cocinar para otros.

- Ramsey Arnaoot & Kat Sapera, Junio 2012 Traducción por Patricio Larrambebere